LA HISTORIADORA HILDA MARTÍN PREGONÓ LOS TOSANTOS DEL 2012 31 de Octubre, 2012

 

Le cedió la palabra a D. José Carlos Fernández Moreno, Presidente de la Real Academia de San Romualdo de San Fernando, que presentó a su sucesora, la primera mujer que pregona la Fiesta de Tosantos, Doña Hilda Martín García, profesora, historiadora y colaboradora del Consorcio para el Bicentenario de la Constitución de Cádiz. Fernández Moreno resumió con brillantez la dilatada trayectoria profesional de Hilda Martín y sus diversos méritos personales, calificando como un acierto su elección para esta edición especial de las Fiestas de los Mercados, vinculada a la celebración de los doscientos años de la primera Carta Magna. Además resaltó que hubiese dotado a Cádiz de algo que nadie había pensado: el pregón de los Tosantos de 1812. Haciendo un recorrido con espléndidos recursos estilísticos y formidable dominio narrativo, por el mercado en la Plaza de la Corredera, por el abastecimiento y por la ciudad de la época.

Al llegarle el turno a Hilda Martín, se dirigió al atril ataviada con un hermosillo y un antiguo abanico en la mano, a la usanza de la primera mitad del siglo XIX. Cerca de ella, colocada para la ocasión, una silla donde se disponía un poncho, sombrero mexicano y un cesto de frutas variadas que daba color y sentido a la fiesta que se proclamaba.

La pregonera se presentó como Mariana Rodríguez del Toro, esposa de Manuel Lazarín, español defensor del rey preso Fernando, diciendo: Hoy, un día hermoso de 1812, me planto aquí como mujer americana, viajera indómita de mi tierra bella, para deciros bajito, como quién canta una jarocha, la plenitud de emociones que vuestra ciudad ha dejado fijada en mis ojos.

Fue relatando en boca del personaje verídico, su viaje en bergantín desde Veracruz a la capital gaditana. De los muchos y variados productos que se traían de aquellas lejanas tierras: “Agüita de Jamaica, infusión dorada de pepitas de melón, plata en pasta de Tampico, tintes, monedas en peso, cacao de Guayaquil y Marañón, purga de Jalapa, granilla en polvo, añil de Guatemala, añil en flor de Caracas, azúcar de La Habana....” Prosiguió con su visión particular al divisar las torres miradores, las blancas azoteas, comprendiendo que llegaba a las Islas gaditanas. Narrando sus sentimientos y percepciones al descubrir la ciudad y el espectáculo indescriptible, que se abría ante sus ojos, por los innumerables y desconocidos artículos del mercado de la plaza de La Corredera de Cádiz.

Hilda Martín ha realizado un pregón histórico para la historia de los Tosantos, exaltando a los mercados de siempre, de esta hermosa forma: Bendito el abasto diario de los pueblos, bendito el trasiego y el vaivén de los olores y colores de los mercados y bendito el sentido mágico de quien compra y quien vende.

Para leer el pregón íntegro, pinche aquí.